poeticloc

Blog literario poético, con cuentos, poemas, notas y taller de escritura por internet

Nombre: poeticescrit
Ubicación: Buenos Aires, Argentina

autor de la novela "El capocómico que admiraba a Olmedo"--elalpeh.com--,y de "La historia de Rita Martelli, la heredera de Tita Merello", ambas con el poeta detective Fabio Sa, egresado de TEA, estudiante de Edición en la UBA, sobrevivente de los 80, 90 y 2000

domingo, febrero 18, 2007

Dos poemas reventados de Fabio Sa

Hola:
Van dos poemas de Fabio Sa, en medio de diversas correcciones a su libro "Poemas en los bares", ya no "Poemas en los bares putañeando y poniéndose en pedo". Esa segunda parte le pareció al rapsoda redundante y vulgar. Insólito...
Mientras sigue en el barrio de Martínez, putañeando y poniéndose en pedo, cayendose por el piso, para soportar su barrio al que considera lleno de asesinos y ladrones caretas. Perseguido además por buitres, cuervos y caranchos--así los llama--del lugar.
Intenta sobrevivir...
Saludos y buenas resistencias para tuti cuanti
Fabio Sa
poeta sobreviviente, poooooorrrr el momento, del nazifascismo argento





babeando como un caracol en la city, pulsiones de vida en medio de las pulsiones de muerte de asesinos y ladrones





Comiendo como un cerdo la ví
Por Fabio Sa



Estaba comiendo
Como un cerdo
Porque tenía un hambre
De la puta madre
Que lo parió
Cuando se la vió


Piel morena
Ojos de fuego
Cuerpo de diosa
Tetas de actriz porno
Tetona
Piernas de aire fresco
Del deseo
Como esculpidas
Por un artista
De esculturas sexuales
Tenía una naríz hermosa
Como el hocico de una ratona
Encantan las narices
Así
Como hocicos de ratonas
--Como canta una canción---

Pero uno además de comer
Como un cerdo
Había tomado como tres litros
De cerveza
No era un pedo para vomitar
Pero era un pedo curda
Para tomar en cuenta

Había morfado además
Como dos sanguches
De milanesas
Con lechuga y tomate
A los que le había puesto
Abundante ketchup
Así que tenía la boca
Enchastrada de eso
Color rojo
Como si hubiera comido sangre
--Como tanto caníbal
En la jungla de la city
De Malos Aires y nefastos---

Ella seguramente era cara
Y ya no tenía ni un peso
Podrido
Mi alma no está todavía
En venta
Se la da de libre
Y apesta a esclavo como todos
Pero con algo de más vuelo

Para colmo después de comer
Siempre se tienen ganas de cagar
Y miraba a la diosa del placer y del deseo
Y por qué no del amor
Con ganas de ir al baño

Y los tres litros de cerveza estaban
Haciendo presión
En la vejiga
Necesitaba—urgente—
Una descarga
De todas partes

Situación patética
Del grotesco
Absurdos varios
Desesperanzas
Pesimismos
Aguantes
Resistencias en apuros
Deseos enfriados
Calenturas en poca comodidad
Intemperie de un bar de parados
Estación de trenes
Rodeado de ratones y ratonas
Como uno
Podrido de la malaria
De los buitres, los cuervos
Los caranchos, los chimangos

Y encima el pito duro

Debía— evidente—
Descargar todo en el baño
Incluso la guazca
Y dejarse un poco

De joder


Febrero 2007










y la city está peligrosa, rondan comedores de sangre y carne cruda, escaso humanismo parece...








Puteadas de los patrioteros que chupan el culo de los dólares
Por Fabio Sa


Admiran al bigotitos de Alemania
Y al pelado de Italia
O al gordito de España
Muchos de esos lacras fueron
Importados a estas tierras
Abandonadas por los dioses
Y dicen
Que sos trolo
Que te la comés
Que sos bala
Que sos puto
Que sos binorma
Que sos travesti
Que sos maricón
Que sos de todo un poco
Zurdo
O tal vez de centro izquierda
O posiblemente comunista
O por ahí anarquista
O borracho
O putañero
O pajero
O vago que no quiere trabajar
Sea lo que sea
Los cuervos y buitres y caranchos
Vienen por tu sangre
El nazifascismo nazional de este lamentable país
Con fuerzas de ocupación de su propia población
Que no sirven para nada para soberanías
Para nada
Inútiles
Todo eso gritan esos buitres
Y dan ganas de reírse
De reírse y de reírse
Sino fuera que estos siniestros
Amargan bastante la vida









y la city está peligrosa, rondan comedores de sangre y carne cruda, escaso humanismo parece...





Febrero 2007

Apocalipsis a medida, relato de Matías Puyol

Buenas, saludes, & saludos:
En la lista de correos electrónicos de Yahoo, novelascuentospoemas@gruposyahoo.com.ar, ultimamente se difunde ciertos estudio sobre el Apocalipsis. Inspirados un tanto en los climas algo apocalipticos que se viven, con tanto ladrón de bien ajeno y tanto criminal de vida ajena, no es para menos...Aunque no siempre se está de acuerdo con los tipos que hacen el estudio, desde una web religiosa, que--por momentos--suena algo facha...
Quizá por esto Matías--veterano colaborador de este blog desde que nació--se mandó un texto algo como motivado por tal temática. Una especie de fín del mundo cibernético.
Miren sus resultados e intenten que sus PCs no les coman el coco...
Saludos and saludes
Fabio Sa
poeta a veces cagado en las patas pero que todavía no compra pañales...











Apocalipsis a medida
De Matías Puyol


Alguien apretó una tecla, hizo dos clics y estaba hecho. Se venía la hecatombe. No importaba la escala, iba a ser un despelote supremo. ¿Valorar consecuencias, perspectivas a futuro? ¿Qué más daba? El mal estaba hecho, ahora había que ver sus efectos en la sociedad.


Tardaron un par de semanas en darse cuenta y para cuando quisieron revertirlo ya era demasiado tarde.


La gente abrió los periódicos, oyó la radio y la televisión. Alguien había soltado un virus informático inteligente y de la vieja escuela, no los infames pescadores y ladrones baratos que rondaban en la actualidad. Esta cosa era pura destrucción a nivel binario. Una masacre en bits.








Haciendo uso de la tecnología disponible y su gran potencia, conseguía infiltrar programas casi imperceptibles que luego descargaban el resto de la aplicación desde un sitio que cambiaba de lugar azarosamente para nunca ser encontrado. O quizás sí. A la larga encontrarían al culpable pero había provocado el pánico global. ¿Cómo? Haciendo uso de una de las herramientas más viejas del mundo: el miedo. Todos la usaron alguna vez para salirse con la suya.


Sobre esa base, el vengador resentido construyó su opera prima contra todos. Un virus no sólo inteligente sino dotado de la capacidad de interactuar con el usuario y enloquecerlo de pánico con todo tipo de efectos y gráficas espeluznantes. Quedaba atrapado en un juego salvaje de preguntas y sonidos extraños que ni el técnico más avezado pudo eliminar. Parecía que operar el disco a distancia tampoco servía. El virus lo convertía en una tumba inaccesible.


Lo que muchos años atrás podría haber sonado estúpido ahora se volvía vital porque las computadoras invadían buena parte del mundo desarrollado. Lo que antes sonaba ridículo ahora era endemoniadamente complicado. Y qué le importaba al vengador el resto del mundo si ellos no le habían hecho nada. Eran esos altaneros egocéntricos y servidores del color verde y un tío rico los que le molestaban sobremanera… por algo el virus hablaba el idioma oficial universal, es decir, el inglés.










“I come to bring the destruction and clean this world from idiocy. So, die, brainwasher, die!”


Eso era lo último que el usuario leía y escuchaba antes de que el virus se autoreplicara violentamente hacia toda la Red y ver cómo su disco rígido se borraba, la computadora se sobrecargaba hasta fundirse. Maloliente metal inútil. Sobrevenían los gritos y el pánico. En cuestión de semanas, la red compuesta por un 99% de pornografía llamado Internet había sido barrida de manera tan abrupta junto con el resto de las computadoras conectadas a la misma que hubo un retroceso brutal.


El mundo necesitaba la cabeza de alguien para calmar a la turba iracunda. El vengador anónimo, comprendiendo cuánto lo querían, dejó la cabeza arrancada de una muñeca Barbie en la casa que había utilizado como base de operaciones.


Había desarrollado su propio Apocalipsis. Versión 1.0. Compre ya.

Un tal Fernando le escribe a un tal Matìas climas jodidos de Malos Aires y en la literaria y filosòfica facultad





Buenas y santiniolas:
Algunas gentes se escriben mailes y se cuentan un cacho las vidas y lo que van sobreviviendo. Tal es el caso de dos escritores inéditos o casi en la jungla de Malos Aires, meditando en todo lo que nos hunde, en este caso en ambientes universitarios. Observen uno de esos mailes. Lo escribió un tal Fernando Sánchez, medio jugado en describir personajes nefastos de la selva. Y se lo mandó a un compañero de la facultad donde estudian una carrera corta, más precisamente Edición...A un colaborador ademñás de este blog de nombre Matías...

Matías había escrito sobre la cara de "traseros constipados" de la gente en general, y de ciertas experiencias religiosas como "viajar en bondi" de Malos Aires, mal llamda Buenos Aires. Bondi como se sabe es el colectivo, ahora más bien omnibús, donde se viaja en las tripas de la ciudad, es decir sus calles. Observen lo que le responde el tal Sánchez, además de ciertas experiencias en la Facultad de Filosofía y Letras...

Saludos and saludes a pesar de los infernos...

Fabio Sa

poeta doctorado en escrituras de seudopoemas, con diplomas inmateriles dados por sí mismo a él mismo.















Hola:
Me dió gracia la frase "cara de traseros constipados". Un logro.,..Y sí, es así...Uno a veces siente que se juega un poco la vida al pedo en lo que escribe--boludeces que molestan a nazifachos castradores de mentes y países, con su larga lista de robos y crímenes, y por eso solo quieren que todos miren como cantan los pajaritos y que los escritores solo escriban sobre eso, la famosa palabra los inocuos--, pero uno ve la cara del prójimo (y los que viajan en subte son ejemplares al respecto, en general, salvo los que van leyendo algún libro o con alguna compania), y se dice que bueno, esos tampoco lo están pasando bien, o están casi más muertos que uno...Es complicado...Así que mejor hacer lo de uno y en lo posible no dejarse manejar tanto por el miedo de los rapiñeros y los buitres en general...










Las gentes de la facultad que la van de inquisidores me parecen nefastos...Uno va a aprender , no a soportar pequeños dictadores del conocimiento--seudo--que parecen gozar cuando te joden...La verdad que no se soporta...Y alguna de las tipas de (autocensura, digamos de varias materias) son más nefastas todavía...Uno se ve en alguna película tipo Maxell Smart o 007. Parecen saber hasta las calenturas que uno tiene y demases...Nefasto...En Filosofía y Letras es evidente que por desgracia alguno de estos especímenes hay que soportar, suponen que hay muchos "zurdos", y por lo tanto hay que controlar. Parecería...El nazi fachismo es así...Solo sirven para crear campos de concentración, matar a los propios argentinos, ser ejércitos de ocupación de los propios argentinos, por intereses imperialistas o globalizadores. Pero para lo que supuestamente deben estar--defender la sobería--no sirven para nada, como se demostró incluso en Malvinas...Para mí hay que disolver a los milicos, y exonerar a buena parte de la cana y empezar de nuevo...Hay un país que no tiene milicos y seguri que viven mejor que nosotos. Por lejos.
Es una plaga humanoide...











Bueno, algo me he descargado...Habrá que aeguir en lo de uno, y ver como decís las caras de fiambre del prójimo y seguir en la de uno...Parece que todos tenemos algún destino, y todo ya se escribió o está escrito...


No conviene dejar salir así la rabia, pero bueno...Ahora quedé algo descargado...Para no tener tanto la cara de trasero constipado del prójimo...Que tanto que castran y frustran se les acumula y se les acumula y así les queda la cara...


Saludos
fernando

Poemas de Norma Marchetti, colega poeta de Fabio Sa, Fernando Sánchez, Fabián Sáez, Francisco Sapetti, Matias Puyol.




Hola, buenas en intentonas santas:
Van una serie de poemas de Norma Marchetti, colega de tanta gente de cierta Cofradía de Poetas, lo sepan o no, algunos de ficción y otros de realidad...
Ella tiene otra lista literaria--escritoresaficionados@gruposyahoo.com.ar--, que se colaboran mutuamente de alguna forma con la que hicimos nosotros--novelascuentospoemas@gruposyahoo.com.ar--. Interesados anotarse, plises.
Vayan los poemas de Norma, y algún relato, para aguantar estos tiempos y lugares que han tocado...
Fabio Sa
poeta de intuiciones varias y estudiante crónico de la facultad callejera












Desafiando su atadura.



El corazón se me asfixia en lágrimas oprimidas,

el cielo se ensombrece en grises de indecisión,

en un hueco insondable se anegaron mis sueños,

paralizados y omisos en busca de una elección.



¿En dónde quedó el tiempo retenido en mí memoria?

¿Quién me tendrá en su presente como un retrato pueril?

¿Cuál de todos mis errores ha causado menos daño

y me redima en los años que me queden por vivir?



La soledad me corteja como sutil paradoja,

y entre sombras me hostiga como anónimo rival,

que desafiante me aguarda con satírica malicia,

perpetuándome los yerros en inclemente ritual.



Abrazada de cariño en irónico contraste,

como sol entre lluvia, como azúcar en la sal,

como viento en las cadenas desafiando su atadura,

como río de agua dulce confluyéndose en el mar.



Con preceptos privativos de ultrajadas sociedades,

sojuzgada por un tiempo de tiránica impiedad,

donde la vida apagada resurgió de sus cenizas,

con el alma hecha trizas... se irguió en insigne paz.
















El odio.

De incierta esencia se nutre y se oculta en las sombras,
susurrando en el oído… encegueciendo con sorna.
Te asfixia, te sumerge, te destruye, te succiona…
y con sarcasmo se mofa de la furia que te ahoga.

Se apodera de memorias atestadas de dolencias
y te corrompe la sangre exaltando tu vehemencia.
de hiel te embebe los labios y la zozobra se cuela,
como felona serpiente de ponzoñosa vileza.

Con la poción en las venas y el ánimo lacerado,
con los ojos encendido, de lágrimas desangrados.
Especulando en silencio una venganza siniestra,
devastando los sentidos, celándose con sus tretas.

Se desplaza entre callejas, espectrales, sin salida,
desfigurando verdades, como atisbo en la neblina.
Trasmuta el amor en tirria y confianza en difidencia
y se enmascara de insano, asestando con violencia.

El odio, se bebé en cáliz de protervas intensiones
y te intoxica la mente pervirtiendo las acciones.
Se aloja como gorrón, dispuesto a no irse nunca,
contemplando displicente el camino de locura.

















Frente al cosmos.

Parada frente a Dios, que es eterno,
imagino el universo infinito,
mi pobre mente estructurada es limitada...
y no alcanza a comprender el gran motivo.

El cuerpo es una máquina perfecta,
el cerebro, un laberinto de extrañezas.
Las respuestas deberían estar dentro,
pero vamos a buscarlas siempre afuera.

Arrastramos experiencias del pasado,
que nos traban o ayudan a seguir.
La fe es el motor que estimula
y guía muchedumbres con un fin.

La gente discrimina siempre a otros,
etiqueta por su aspecto o condición,
y se excusan a su vez por sus valores,
que le impiden ser iguales al montón.

Mienten pobres... mienten ricos y los otros,
y se iguala en los que sufren soledad,
nadie tiene las certezas del futuro
y la muerte no se deja chantajear.

Ser pobre no es sinónimo de humilde,
de inocente, de sufriente o de moral,
de cauto, de paciente o de bueno,
de limpio, de indefenso o de veraz.

Rico no es quien fue dotado de virtudes,
ni quien goza del respeto por amor,
tampoco debe ser por tal, un ser monstruoso,
gélido, implacable... aterrador.

Los motivos mas mezquinos nos impulsan
y no es fácil controlar la tentación,
esas ganas de salvarnos a la fuerza,
aboliendo la piedad y la pasión.

Tan pequeños somos frente al cosmos,
un inmenso misterio de belleza,
y podemos esfumarnos de esta vida,
sin que nada advierta nuestra ausencia.

Solo hay un camino hacia lo eterno,
el amor que se ha sembrado con esfuerzo,
que nos hace inmortales en los seres...
que nos han abierto su alma... y florecemos



















Encontrar otro lugar.





Tal vez por mi corta edad, no recuerdo exactamente en que el mes, pero si sé, que corría el año 1968. Vivíamos en una ciudad que está a unos 100km de Buenos Aires.

Yo tenía tres añitos y mi hermana algunos más. Mis padres eran personas que creían en que el progreso se conseguía a base de sacrificios y trabajo, por ese motivo, decidieron probar suerte en otro sitio. Fue así, que en su afán de encontrar el lugar que les brindara otras posibilidades, decidieron que mi padre viajaría a Mar del Plata en busca de un trabajo que les permitiera realizar tal sueño.

En uno de los tantos viajes, le ofrecieron un trabajo como encargado de un hotel. De inmediato, comenzaron los preparativos y finalmente, dejamos atrás los parientes, la “chatita”, mi amiguita María José, el trabajo de mi papá en la fábrica y la casa que alquilábamos. Como es de suponer, no tengo muchas imágenes claras, pero sí recuerdo una, la de mi amiguita llorando desconsoladamente mientras la saludábamos a través de la luneta trasera del auto que nos llevaba a la estación.












El hotel no era muy grande y no tenía demasiados residentes, porque creo que había terminado la temporada, esto lo deduzco porque yo cumplo los años en Julio y recuerdo que mi madre me hizo una torta decorada con gajitos de mandarina para cuando cumplí 4 añitos.

Nos divertíamos mucho subiendo y bajando por las escaleras y recorriendo los pasillos de las habitaciones vacías. Recuerdo que un día, vino un vendedor con la novedad de una pantalla que se ponía sobre la del televisor, y según él, de esta manera, se podía ver imágenes en color. Lamento decepcionarlos, pero sólo se trataba de un celuloide pintado con rayas transparentes de colores.

Como nada es eterno, un día vino el dueño y dijo que iba a poner a la venta el hotel. Como es de suponer, así comenzó la odisea de encontrar otro lugar. Gracias a Dios, mis padres nunca nos hicieron sentir la preocupación y desamparo que sentían en esas circunstancias.









Esta etapa de nuestras vidas fue muy difícil, porque era complicadísimo sobrevivir en un lugar que revivía cuando llegaban los turistas y la gente se agolpaba en las playas y las calles del centro, mientras miraban al mar como quien observa deslumbrado un ocaso en el campo o el cielo despejado de una noche de verano.

Sería muy tedioso contarles todos los lugares en los que vivimos, lo que sí es verdaderamente

importante era la fuerza que mis padres le ponían a todo. Mi madre era modista y mi padre era electricista, pero los dos habían aprendido a hacer infinidad de otras cosas. En las etapas en que el trabajo bajaba mucho, mi padre (que era muy habilidoso trabajando la madera), hacía fosforeras, repisitas etc., luego, entre los dos las pitaban y barnizaban y mientras mi madre nos cuidaba y cosía algunos encargues para los vecinos, mi padre tomaba la bicicleta y con el bolso lleno de mercadería, recorría las calles de los barrios ofreciendo (siempre con un chiste o una sonrisa) los diferentes modelos de sus productos. Pedaleaba hasta vaciar el bolso. En esas gélidas noches de los inviernos marplatenses, esperábamos preocupadas escucharlo silbar a lo lejos y momentos después abría la puerta con sus manos semicongeladas, una sonrisa en los labios y caramelos.












La temporada de playa para nosotras, comenzaba con los primeros días primaverales, cuando mi madre al volver del trabajo, nos pasaba a buscar al colegio con un bolsito (al mediodía) y de ahí, nos íbamos a la playa a disfrutar del privilegio de jugar de locales. Esto compensaba el miedo que nos provocaban las tormentas de huracanados vientos que nos hostigaban en los interminables inviernos.

Con el tiempo mis padres lograron comprar un terreno y construir una casa rodeada de árboles frondosos.

En Abril o Mayo de 1974, mis padres decidieron vender todo y mudarse a capital y así empezó otra historia, pero allí quedaba mi infancia de inocencia y recuerdos de arena y sol.



Norma.

Un poema de Joaquín Sabina para amenizar un 2007 que ha empezado, medio como quien no sabe qué puede pasar y busca en qué aferrarse, en Malos Aires

Buenas y roñosamente santas:
El poeta Fabio Sa está cansado. Ha escrito miles de poemas en cuadernos pero tiene fiaca de pasarlos a la PC. Por lo tanto en la jungla--literaria o no, de cuervos literarios o solo de la calle, verdulerías, etc---, este mes parece que solo se citarán poemas ajenos. Esta vez del capo Joaquín Sabina.
Aguantes y a contar las cosas que ayuden a resistir que están lejos de hacer creer que la vida es bella--no lo es--pero ayudan para aguantar...
Saludos
Fabio Sa
Poeta callejero que saca poemas hasta de los tachos de basura en las veredas o en las caras de orto de sus prójimos y otros siniestros...














MÁS DE CIEN MENTIRAS ...
JOAQUÍN SABINA.


Tenemos memoria, tenemos amigos,
tenemos los trenes,las risas,los bares,
tenemos la duda y la fe,sumo y sigo
tenemos moteles,garitos, alteres.
Tenemos urgencias,amores que matan,
Tenemos silencios,tabaco, razones,
tenemos Venecia,tenemos Manhattan,
tenemos cenizas de revoluciones.
Tenemos zapatos,orgullo, presente,
tenemos costumbres,pudores, jadeos,
tenemos la boca,tenemos los dientes,
saliva,cinismo, locura,deseo.
tenemos el sexo,el rock y la droga,
los pies en el barrio,y el grito en el cielo,
tenemos Quintero,León y Quiroga,
y un bisnes pendiente con Pedro Botero.
Más de cien palabras,más de cien motivos
para no cortarse de un tajo las venas,
más de cien pupilas donde vernos vivos,
más de cien mentiras que valen la pena.
Tenemos un as escondido en la manga,
tenemos nostalgia,piedad, insolencia,
monjas de Fellini,curas de Berlanga,
verano,resaca, perfume,violenci a.
Tenemos un techo con libros y besos,
tenemos el morbo,los celos,la sangre,
tenemos la niebla metida en los huesos,
tenemos el lujo de no tener hambre.
Tenemos talones de Aquiles sin fondos,
ropa de domingo,ninguna bandera,
nubes de verano,guerra de Macondo,
setas en noviembre,fiebre de primavera.
Glorietas,revistas, zaguanes, pistolas,
que importa,lo siento,hastasiempre ,te quiero,
hinchas del atleti,gángsters de Cóppola,
verónica y cuarto de Curro Romero.
Tenemos el mal de la melancolía,
la sed y la rabia,el ruido y las nueces,
tenemos el agua y,dos veces al día
el santo milagro del pan y los peces.
Tenemos lolitas,tenemos donjuanes;
Lennon y McCartney,Gardel y lepera;
tenemos horóscopos,Biblias, Coranes,
ramblas en la luna,vírgenes de cera.
Tenemos naufragios soñados en playas,
de islotes son nombre ni ley ni rutina,
tenemos heridas,tenemos medallas,
laureles de gloria,coronas de espinas.
Tenemos caprichos,muñ ecas hinchables,
ángeles caídos,barquitos de vela,
pobre exquisitos,ricos miserables,
ratoncitos Pérez, dolores de muelas.
Tenemos proyectos que se marchitaron,
crímenes perfectos que no cometimos,
retratos de novias que nos olvidaron,
y un alma en oferta que nunca vendimos.
Tenemos poetas,colgados, canallas,
Quijotes y Sanchos,Babel y Sodoma,
abuelos que siempre ganaban batallas,
caminos que nunca llevaban a Roma.

domingo, diciembre 31, 2006

varios poemas del poeta Fabio Sa para despedir este año del 2006, adío año

Gatas, gatas, gatas



Pastillas conchudas para soportar infiernos e infernales



Un poco de jodienda nunca viene mal y andamos escasos



La carne cunde y como dijo Homero Simpson--simbolo del pelotudo medio yanqui y argento--:"¿qué tiene de malo algo de diversión?"



Los putos billetes del puto capitalismo que compra almas putasen venta



A estimular el vuelo para salir de tanta chatura de la muerte y los muertos en vida o que matan



Bellos gatos en estos infernos



Mas gatuneante vida en la mierda....



Candado de mierda de tanta falsa libertad












Hola y puercamente santas
Van los poemas de Fabio Sa que escribió en bares, poniéndose en pedo y putañeando. Para despedir el año que pareció algo mejor que tantos: gobiernos que tratan de ser progres, leve recuperación económica, por ahí meten presos a los buitres mayores del genocidio argento. Algo es algo…

Van los poemas del poeta de título elemental: “poemas en los bares poniéndose en pedo y putañeando”

Para quien quiera mayores finezas se recomienda leer al Borges.

Fabio Sa opina sobre Borges:

--Me gustaba como escribía, había sido zurdo…Pero luego se fue al carajo…Se abrazó con el Pinocho genocida chileno, y se pudrió todo…Merecía el Nóbel y por esa boludéz no se lo merecía, justamente…El hijo de puta escribía bien…Pero lo imagino en el infierno, como muchos finos hipócritas…No tanto a Charles Bukowski, conocido poeta puteador…Y reventado, como a uno le gusta…Malditos que le dicen…

Vayan pues los poemas en los bares de don Fabio Sa. Levanten las copas a despedir este año 2006 y que hayan muchos menos ladrones y criminales en las calles…Que los dioses escuchen…

Fabio Sa

Poeta medio curda y putañero…




A estimular el vuelo para salir de tanta chatura de la muerte y los muertos en vida o que matan





Canto a las putas de la Tierra
Poema de Fabio Sa



Algo borracho en un bar del barrio siniestro
Donde se ha nacido
San Isidro
Lleno de ricachos y caretas y ladrones y homicidas
Rondando la mierda de todo
En los exilios de las cervezas
Los pensamientos van por las bellas putas
Las hermosas tragaleches
Algunas son profesionales
Otras amateurs
De familias pobres y a la intemperie
O de familias pudientes y protegidas
Todas algunas, van por la vida
En venta o regalos de placer
Las bellas que no sean Judas
Nos dan la esperanza de ser
Gatos pagadores de los goces
Las bellas—a los poetas—inspiran poemas transgresores
Que salgan un poco o no tanto
De la lógica capitalista de la falsa decencia de tantas ganancias
Cuado en eso son todas putas
Las bellas putas—de carne y hueso
( No de pensamiento, no de espíritu
Como los gerentes de grandes empresas,
Como la cana, como los milicos)
Ellas hacen algo más de vida
Que el mero robo, que la mera muerte
Que los negociados, que los genocidios
Ellas, las bellas, a veces salen por las noches
De la ciudad más puta que ellas
Junto a las bellas travestis
A vender placeres
Cuando la muerte ronda en los bunker y las rutinas
Del día
Ellas, las bellas putas, traen algo de vivo pecado
En la muerta cosa de tanto número
De tanta muerte planificada en la falsa razón
Y mientras salen pendejos nazifascistas usados y tirados
Por los viejos nazifascistas
Ellas las putas, resisten
En tanto rincón de la podredumbre lujosa o en la miseria
Que es más o menos lo mismo



Sábado, 09 de Diciembre de 2006


A estimular el vuelo para salir de tanta chatura de la muerte y los muertos en vida o que matan




Bar tanguero
Poema de Fabio Sa



Bar tanguero
Por Lavalle y Callao
Mesas de madera
Cerveza negra de litro
Plato de maníes
Mayoría de veteranos
Dos jóvenes
Que comentan un libro
Ventiladores en el techo
Mozos con traje blanco
Tráfico de autos abundante
Desde los ventanales
En las veredas algunos
Dan volantes
Con departamentos de la zona
Con putas
Tentaciones
Precios módicos
De a una o de a dos

Bar tanguero
Cuadros en las paredes
Fotos con marcos
Algunos espejos
Ver la propia cara
De boludo
En uno de tales
Espejos


Bar tanguero
La desolación prosigue
Y ronda la parca
El fracaso
El desamor
La desesperanza
El pesimismo
Y el bar tanguero ayuda
En verse
Acompañado
Diciembre 2006


A estimular el vuelo para salir de tanta chatura de la muerte y los muertos en vida o que matan





Al barrio de San Isidro
Poema de Fabio Sa



Bares de cierto lujo
Caros
Barrios de casas lujosas
Caros
Mujeres rubias o teñidas de rubio
Caras
Autos lujosos
Cuatro por cuatro
Caros
Como un departamento, casi una casa
Colegios privados
Caros
Grandes iglesias
Caras
Negocios de todo un poco
Caros
O no tan caros
Calles sucias
O limpias
Almas sucias
O limpias
Desolación
Riqueza llena de sangre
Desolación
Villas miseria
Soberbia, ira, gula
Avaricia, pereza
Lujuria a escondidas
Casas de San Isidro
Tanto oropel
Tanta pompa
Y gente de la calle
Chicos de la calle
Hasta el Dios
De unos cuantos creyentes
Es poco creíble
Con los chicos de la calle
En el barrio de San Isidro

Diciembre 2006


A estimular el vuelo para salir de tanta chatura de la muerte y los muertos en vida o que matan









Las callecitas de Buenos Aires tienen ese que se yo ¿viste?
Poema de Fabio Sa



Las callecitas de Buenos Aires
Huelen a crimen
A delito
A secuestro
A muerte
A homicidas
A ladrones
A ricos que chorrean sangre
En barrios ricos
A pobres que chorrean sangre
En barrios pobres
Que se mueren de hambre
Tienen el hedor
De la impotencia
De la farsa
Del dolor
Del fracaso
De la peste
Del desamor
Del puterío
Del espionaje
De la mafia
De la extorsión
Del quebranto
De la matanza
De la coersión
De la violencia
De la compra y venta
De almas
De la guerra oculta o no
De todos lados
Ricos contra pobres
Pobres contra ricos
Clase media contra ricos y pobres
Izquierda, derecha, centro, adentro
Ultras
Todos los pecados capitales
Y tantos vicios

Las callecitas de Buenos Aires tienen ese que se yo ¿viste?
A juegos de chicos
A mujeres bellas
A estudio
A trabajo
A una cerveza
A bares
A librerías
A bibliotecas
A universidades
A escuelas
A estudiantes
A trabajadores
A empleados
A enamorados


A chupasangres
A caníbales
A sálvese quien pueda
A ley del más fuerte
A desempleo
A podredumbre

Tanta vida
Tanta muerte
Tanta agonía
Las callecitas de Buenos Aires
Tienen ese que se yo
¿Viste?


Diciembre 2006



A estimular el vuelo para salir de tanta chatura de la muerte y los muertos en vida o que matan







Emborracharse
Poema de Fabio Sa


Por el caos
Por las caras
De unos cuantos
Por los que parecen saber
Hasta el tamaño
De tu orto
Por los que parecen saber
Como
Con quien cuando
Cómo cogés
O te hacés la paja
Es decir por todo lo siniestro
De la puta vida
El puto mundo
El puto barrio
Por la soledad
Por el miedo
Por la desolación
Por los vendidos
Por los muertos
Por la nada
Por la amenaza
Por lo fanáticos nefastos
Por los que tienen poder
Y abusan
Por la mentira
Por la hipocresía
Por la farsa
Por la miseria
Por el privilegio—otra clase de miseria
Por los privados de todo
Por el miedo a la verdad
Por los cuervos
En el aire
Por los hondazos
A los que vuelan
Desde la medianía y la agonía
Y tanto muerto
Por la mediocridad siniestra
La imbecilidad
El desamor
Por el amor no correspondido
Por todo esto
Hay que emborracharse
Ponerse bien pero bien
En pedo



Diciembre 2006



A estimular el vuelo para salir de tanta chatura de la muerte y los muertos en vida o que matan






Sobre la importancia de las melenas cogiendo
Poema de Fabio Sa



La veterana de gran melena
Negra
Inspira
La idea
Lo que debe ser
En pelotas
Con su melenas negra
Para las manos y la boca
Está lejos
De ser lo mismo
Si tuviera
El pelo corto
Ese largo pelo
En sus hombros
En sus tetas
En su cara
En las propias manos
Estimularía
La calentura
Haría delirar
Al más fío y muerto
Hijo de puta
Como uno
Realmente una belleza
Por eso les diría
A todas las chicas
Que tengan cuidado
Que no es lo mismo coger
Está muy lejos de ser lo mismo
Coger con sus pelos
Largos
Que con sus pelos
Cortos


Diciembre 2006




A estimular el vuelo para salir de tanta chatura de la muerte y los muertos en vida o que matan







El gusto de los gatos
Por Fabio Sa



Son un gusto los gatos
Esos ojos grandes
La sensualidad
Sus siete vidas
La independencia
Los vaivenes del andar
Sus misterios
Sus jadeos
En las noches
De primavera cando más
Cogen
Sus ronroneos
Sus uñas
Sus patas-piernas
Sus pelos
Sus distintos colores
Sus crías
Su esencial enigma
Del paganismo y lo sacro
La hermosa vida
Que despliegan
En cierta
Transgresión
De las morales
De la burguesía
Y los putos curas y las putas monjas
Diosas del misterio
Y los dioses
Tanto los animales
Como las mujeres y travestis
Aunque las mujeres
Opina un amigo
Es mejor verlas en fotos
Menos problemas
Y es más barato

Diciembre 2006


A estimular el vuelo para salir de tanta chatura de la muerte y los muertos en vida o que matan







Detenerse en uno de los bares habituales
Poema de Fabio Sa



El desierto es mucho
La jungla es mucha
La razón poca
Rondando el caos
Y la muerte
El peligro
Y la esperanza

Detenerse en uno de los bares
De siempre
Lugares de intemperie
Falsamente refugio

Pedirse la cerveza de siempre
Sentarse en la mesa de siempre

Buscar el diario del bar
Enterarse de los últimos
Desastres
O leves ilusiones

La muerte parece retroceder
A pesar de tanto
La vida parece que renace
A pesar de tanto

Saborear la fresca cerveza
Bellas mujeres veteranas
Hacen sociales
Y toman té

Dos veteranos
Toman café con leche
Otros dos cincuentones
Toman vasos de soda y de vino

Y uno y sus sombras y sobras
Se exilia
Con varias
Cervezas

Diciembre 2006



A estimular el vuelo para salir de tanta chatura de la muerte y los muertos en vida o que matan






Sin ser una monja fundamentalista
Poema de Fabio Sa



Aparece el poeta músico
Joaquín Sabina en la tv
Y cuenta:
“Sin ser una monja fundamentalista
Acá estoy con mi vaso de cerveza
Mi cigarro
Pero ahora la naríz solo la uso
Para respirar”

De alguna forma
Va la propia deducción
Siempre se estuvo así
Contra las drogas
A favor de las legales
O medicadas
Como el alcohol
O los psicotrópicos
Cuando cunde el pánico
Y los buitres
O la difusión y lectura de Proverbios
Del Apocalipsis
O los Salmos
Pero a favor
De la pornografía
De los policiales
De los poetas malditos
Del sexo
De la masturbación
De las travestis
De las putas
Paráfrasis de la frase
Del poeta músico español
Sano y reventado
No hace falta ser
Una monja fundamentalista
Que los dioses no lo permitan…



Diciembre 2006

Cuando la rapiña nos hace sentir boludos--huevones, gilipollas, etc---, en dos logrados poemas sobre la temática

Nos siguen rompiendo los huevos


Tiburón que asecha y come la carne cruda


Los tigres represores de la jungla


--Los monos ideólogos y los cómplices



Buenas y putamente santas:
La vida miles de veces es una mierda. Llega fin de año, la impunidad de unos cuantos siguen hundiendo, la ciudad está llena de locos sueltos, y salir a la calle siempre es poner en riesgo el pellejo. Algunos la pasan mejor, otros peor, a otros les importa un carajo, y otros son pirañas que se dedican a comer al prójimo. Pirañas, buitres, alimañas, hienas, hay de todo en la fauna capitalista.

La televisión por cable parece un entrenamiento para delincuentes. Mafiosos, psicópatas asesinos, putas, se mata fácil y se cagan a trompadas también fácilmente. Y uno paga bastante para recibir tanta mierda...Por otra parte, ciertos días en una lista literaria que nos pertenece

novelascuentospoemas@gruposyahoo.com.ar

un devoto de estas películas de locos y seguramente loco también él--pero de los que se pintan como tales, decía ser esquizofrénico, pero parecía más bien ser un servicio o entrenador de servicios--es decir algún loco peor que loco, de esos como torturadores padres de familia, bien burócratas de la muerte, decía el loco en su banalidad del mal, anduvo mandando relatos de psicópatas asesinos. Orgías, matanzas, antropófagos. Fue echado de patadas en el culo como corresponde, luego de hacer una especie de encuesta para ver entre los integrantes quien opinaba que se quede o que no. Son tiempos democráticos. Se decidió echarlo por un comentario a favor del tipo y medio cabrón, que casi hablaba a favor de Hitler...Un colmo...


Tiburón que asecha y come la carne cruda


Este es un país de mierda, Argenta versión asquito de Argentina, y no se cree que salga de tanto asco ni con dos décadas de gobiernos progres, cuando siempre ha gober- nado la más recalcitrante derecha coservadora, a veces fascista y a veces hasta nazi, es decir nazifascista...Reaccionario y que hizo todo mierda...¿Rememeber 2001?

En la mencionada lista, los mensajes de un tal Fernando Sänchez, abundan en la palabra rapiña, rapiñeros, buitres, tanto en los asuntos de mailes con poemas de Kerouac, como letras de tango o de músicos de rock o de poesía china o de estudios reaccionarios o casi sobre el Apocalipsis. Recuérdese que son tiempos democráticos...
Siempre se las ingenia para poner la palabra rapiña. Que cosa...


Los tigres represores de la jungla




Y la rapiña de todo--la injusticia, la impunidad, el saqueo, el espionaje ilegal, la corrupción, el crímen organizado, los narcos, los genocidas de uniforme, la mafia china y sus supermercados chinos, las familias con dinero perfectamente psicópatas y servicios de quien sabe quien, que saben la vida de todo el barrioo, y se comen crudos a los prójimos que no se saben defender, etc--, tanta podredumbre seguido nos hace sentir boludos, huevones, gilpipollas. Sobre todo cuando surge cierta impotencia, cierto cansancio, cierto asco ante tanto desgraciado y tanta desgracia...


--Los monos ideólogos y los cómplices




Para no matarnos con varios litros de cerveza--ya hay vecinos que dicen que se meterán en nuetras casas y nos suicidarán, es decir matarán y simularán un suicidio, gente de bien, gente de tanto infierno--van dos poemas de poetas famosos que tratan este tema de sentirse boludos, huevos, gilipollas.

Y mientras nos amargamos, nos suicidamos de a poco con excesivas cervezas--un posible logro de estos servicios de la patria hecha mierda--, a veces salen algunos buenos versos que nos alegran ante tanta mierda...

Espero que los disfruten. Y buen puto año, y buena puta navidad, y a sobrevivir en lo posible mientras no venga el fin del mundo, que ya se gesta en los hijos de puta que abundan...

Fabio Sa

Poeta doctorado en antenas detectoras de mierda, como decía un Nobel yanqui.






Van los poemas mencionados por el también mencionado Fabio Sa



DOS POEMAS EN LO DESESPERANZA, LA IMPOTENCIA, EL CANSANCIO Y EL ASCO, ES DECIR CUANDO ANDAMOS BOLUDOS...









Lamborghini y los efectos de las rapiñas y rapiñeros en las bolas




Quevedo frente al espejo
de Leónidas Lamborghini

–Mírate de boludo
en el espejo; bolas tristes, bolas,
del que no pudo o pudo
pero no quiso; a solas,
míratelas son, sí, tus tristes bolas.
Te pesa, son pesadas,
con un pensamiento que da muerte
y no vida; allí, colgadas,
como tu mala suerte
que abominas, como abominas verte.
No escupas al espejo
sin embargo; y síguete mirando
en tus bolas, añejo:
ya no recuerdas cuando
un día fueron felices, desovando.
Míralas sin gemidos,
sin pena, sin dolor, con una risa:
si tan plenas han sido
alguna vez, desliza
al menos una mueca si agonizan.
Flácidas, agrietadas,
un bulto innecesario que te inclina
a huir hacia la Nada,
esperma que declina
como, sin pausa, tu país en ruinas.

* Poema de Encontrados en la basura, Paradiso.







Para la Real Academia Española “Boludo/a” es, en Argentina y Uruguay, “una persona que tiene pocas luces o que obra como tal”. Pero en realidad sólo es aceptable esta última acepción, boludo es quien se empecina por propia voluntad en hacer estupideces. Para ser boludo o boluda hay que querer serlo, hay que tener vocación... de boludo.




BALADA DEL BOLUDO
Por Isidoro Blaisten


"Balada del boludo" integra El perfecto boludo



Por mirar el otoño
perdía el tren del verano.
Usaba el corazón en la corbata.
Se subía a una nube,
cuando todos bajaban.

Su madre le decía:
No mires las estrellas para abajo,
no mires la lluvia desde arriba.
No camines las calles con la cara,
no ensucies la camisa;
no lleves tu corazón bajo la lluvia, que se moja.
No des la espalda al llanto,
no vayas vestido de ventana,
no compres ningún tílburi en desuso.

Mirá tu primo el recto
que duerme por las noches.
Mirá tu primo el justo
que almuerza y se sonríe.
Mirá tu primo el probo
puso un banco en el cielo.
Tu cuñado el astuto
que ahora alquila la lluvia.
Tu otro primo el sagaz
que es gerente en la luna.

—Tienes razón, mamá —dijo el boludo
y se bebió una rosa.
—No seré más boludo—
y se bajó del viento.
—Seré astuto y zahorí—
y dio vuelta una estrella para abajo
y se metió en el subte
y quedaron las gaviotas.

Entonces vinieron los parientes ricos
y le dijeron:
—Eres pobre, pero ningún boludo.
Y el boludo fue ningún boludo
y quemaba en las plazas
las hojas que molestan en otoño.
Y llegó fin de mes.
Cobró su primer sueldo
y se compró cinco minutos de boludo.

Entonces vinieron las fuerzas vivas
y le dijeron:
—Has vuelto a ser boludo, boludo.
—Seguirás siendo el mismo boludo de siempre.
—Debes dejar de ser boludo, boludo.

Y medio boludo,
con esos cinco minutos de boludo,
dudaba entre ser ningún boludo
o seguir siendo boludo para siempre.
Dudaba como un boludo.
Y subió las escaleras para abajo,
hizo un hoyo en la tierra
miraba las estrellas.
La gente le pisaba la cabeza,
le gritaba boludo.
Y él seguía mirando
a través de los zapatos
como un boludo.

Entonces vino un alegre y le dijo:
—Boludo alegre.
Vino un pobre y le dijo:
—Pobre boludo.
Vino un triste y le dijo:
—Triste boludo.
Vino un pastor protestante y le dijo:
—Reverendo boludo.
Vino un cura católico y le dijo:
—Sacrosanto boludo.
Vino un rabino judío y le dijo:
—Judío boludo.
Vino su madre y le dijo:
—Hijo, no seas boludo.
Vino una mujer de ojos azules y le dijo:
—Te quiero.

martes, noviembre 07, 2006

Algunos tangos donde Buenos Aires es la protagonista















Buenas y pocamente santas:
Nada mejor para conocer algo a Buenos Aires que escuchar las letras de sus tangos. Estas letras--y la preferencia mayor por la de Horacio Ferrer--casi y sin casi son poemas...Otra de las preferidas son las que escribió Eladia Blázquez...
Todos estos tangos inspiraron una serie de poemas propios que siguen luego...Espero que sean del gusto de las mayoría de los lectores de este blog...
Y ahora sì, los dejo con los tangos sobre Buenos Aires, esta ciudad tan puta y tan santa, todo al mismo tiempo, con todos los males y todos los bienes...
Fabio Sa, poeta doctorado en atorrantismo

















Buenos aires es tu fiesta
(1987)
Letra: Horacio Ferrer
Música: Raúl Garello

Y fue un extraño laberinto,
diez idiomas, mil delirios,
gauchos, gaitas, tanos, sirios
y un milagro: convivir.

Y fue un colmao de Andalucía,
de Inglaterra fueron vías,
del Japón tintorerías
y fue un toque de París.

Y fue que un día el ser porteño
fue un fanático evangelio,
prepotente como el sueño
de un planeta en soledad.

Y fue toda Buenos Aires
como un cosmos de ciudades
subyugadas por la sangre
de una mágica ciudad.

Y fue una forma de vivir,
de ambicionar y de bailar,
y tantas formas de decir: amá!

Buenos Aires es la vida
que maquina en cada esquina
y un enigma que descifran
los filósofos de un bar.

Es un chiste al Obelisco
y un sainete en colectivo,
el tablón de los domingos
y la misa en el Pilar.

Es el arte de la hermosa
que trasnocha y madrugó,
Buenos Aires tiene sombras
del color del bandoneón.

Es la voz de un coliflor
disfrazado de Gardel
y es volver a enamorarse
por Callao y Santa Fe.

Cuando llegués de New York,
de Hong Kong o de Madrid,
hay un bife en Chiquilín
y un abrazo para vos.

Volvé, soñá, mirá, viví !

Es por el sur un laburante
por el norte un viejo dandy,
y en el centro es Woody Allen
mezcla con Discepolín.

Es algún fato en Recoleta,
en Palermo una tripleta
y un rumor de feria persa
por Corrientes y Junín.

Es un menú de sabios, zonzos,
vagos, santos y mafiosos,
Locos Chávez e Isidoros
y un amigo siempre ahí.

Dice adiós en Chacarita,
dice hola en cada cita,
dice sí frente al curita,
dice yes y dice oui.

Y es una forma de cinchar,
de presentir y de cantar,
y tantas formas de decir: amá!

Buenos Aires se persigna
por los verdes del cambista,
por la cara del artista
que lloró en el camarín.

Es la luz de las ventanas
de las tres de la mañana,
un viejito en plaza Irlanda
y el ritual del copetín.

Es Clarín, Prode, analista,
cheques, libros y nocauts,
el mitín, Plaza de Mayo,
y la fe rumbo a Luján.

Es Traviata en el Colón
y La Yumba en el café,
"Buenos Aires es tu fiesta"
dice el verso de Rubén.

Cuando llegués de New York,
de Hong Kong o de Madrid,
hay un bife en Chiquilín
y un abrazo para vos.

Volvé, mirá, soñá, viví !




















BUENOS AIRES TERMINAL
Chico Novarro



Buenos Aires Terminal. Hoy vengo para estar
presente en mi destino. Vamos ciudad
abrime hoy, que es otro día.
Voy a bañarte de poesía, con cosas que son mías,
tan mías como vos.

Quiero verte más linda todavía
porque vendrán los duendes, los locos de la vida.
Vestite bien de gris, que es tu color del alma
pero con mucha calma, pintate,
lustrate hasta el changuito de la feria
y no te pongas seria, sos Terminal al fin.

Yo me pondría, (no sé vos)
un espejito con la foto del Morocho en la solapa
y entonces serás tapa de todas las revistas
y nocturnos taxistas festejarán tu día
con un submarino
y dos medialunas de panadería.

Buenos Aires Terminal. Aquí estoy
con todos mis ratones,
llamando de nuevo a tus portones.
Sobre una baldosa floja de la calle Defensa
aún puedo dar un salto por tu historia y mi vergüenza
y al subir la escalera de un hotel de baja caña
un retrato de Juan Gálvez y un poema de Manzi me acompañan.

Yo me levanto y canto
frente a un cacho de luna en el ropero
medio frasco de gomina en el balero.
Y al promediar la ronda del último curdela
vuela un tamango izquierdo rumbo al altillo
donde ameniza un gato negro sobre una lata de membrillo.

Buenos Aires Terminal. Aquí estoy
con dos de mis pulmones.
Mi vida está contada en tus zaguanes,
con letra fina, y en carnaval,
se enredó con serpentinas
en los guardabarros de los colectivos
que van a Paternal.

Buenos Aires Ventiluz
mediasuelas con chapitas, de cafiolos vidalitas,
y un vermú con papas fritas en Corrientes y Maipú.
No sé si te acordás ... yo soy el que esperaba la rubia de trencitas,
parado frente al kiosco, la esquina del Normal.
Hoy vuelvo para ser tu centrojás, ¿me dejás?
quiero cortar la torta en esta fiesta
colado entre la orquesta
metido en el montón, ¿qué más?
el negro terciopelo que gasta el bandoneón
micrófono a la zurda, viene la variación.
La mano del cantor sobre la oreja,
la nena con la vieja, estricta marcación.
Esmerada atención, ambiente familiar,
la casa se reserva el derecho de admisión.

Buenos Aires Ilusión, ¿dónde estás?
Vengo a cobrar recuerdos que guardo en mi carpeta
la silla del abuelo, el patio, la pileta,
flores de fantasía sobre la mesa del comedor.
Ternura de mi hermano en camiseta
haciéndonos un circo de pan y morisqueta.
Buenos Aires Terminal. No va más.
Fundí el motor. Hasta aquí llegó mi amor.
















BUENOS AIRES CONOCE
Raúl Garello

Buenos Aires conoce mi aturdida ginebra
el silbido más mío, mi gastado camino.
Buenos Aires recuerda mi ventana despierta
mis bolsillos vacíos, mi esperanza de a pie.
Buenos Aires conoce mi mujer y mi noche,
mi café y mi cigarro, mi comida y mi diario.
Buenos Aires me tiene apretado a su nombre
atrapado en sus calles, ambulando su piel.

Refugio de mis largas madrugadas.
Abrigo de mi verso y de mi sino.
Su cielo de gorrión, su luna triste
son cosas que también viven conmigo.
Esquina de las cuadras de mi vida.
Guarida de mis sueños más absurdos.
Embarcadero gris de mi ambición de luz.
Secreta latitud de mi canción.

Inventor del misterio, bandoneón gigantesco.
Buenos Aires escucha mi silencio y mi lucha.
Él recuerda conmigo las monedas azules
y me presta el olvido de su ir y venir.
Sus gorriones sin techo, su cintura de río
son también algo mío, yo también los respiro.
Buenos Aries es un duende, una copa de vino
Ese amigo sin nombre que se encuentra al azar.


















DE BUENOS AIRES, MORENA
Héctor Negro - Carmen Guzmán

Viento que vino del Sur,
fue su ardor de muchacha.
Polen moreno en su piel
y en su voz, Ia fragancia.

Trajo el aroma feliz
de la flor de su patio.
Ganas de darse y vivir
desvelaban sus manos.

Sé que un poeta la amó
y la puso en su canto.
Y que su canto lloró
cuando la vio partir.

De Buenos Aires, morena.
Ojos de llama y milagro.
Fraguas de besos que entregan
sus labios quemando.

Hay que robarla del Sur
y a la vida llevarla.
Darle a la noche la luz
de su risa robada

Se que el poeta tembló
cuando pudo encontrarla.
Ella a sus brazos volvió
por caminos del Sur

De Buenos Aires, morena.
Hay que robarla cantando.
Pájaros ebrios y estrellas
la vienen llamando.

Y las cigarras del viento
le cuelgan su canto
















Vivir en Buenos Aires
Tango
Letra y Música: Eladia Blázquez


Sé que cada día te reinvento en mí...
sé que en otra parte ya no se vivir.
Pero acaso vos no sepas bien
que como yo no existe quien...
¡te quiera así!

¡Buenos Aires!...
Es inútil respirar con otro aire,
soy por siempre de tu gracia
Bueno Aires,
del desaire que hay en vos...
Tantas veces,
me ha dolido algún lugar que se parece
y he deseado tantas otras,
muchas veces,
no existiese el tal dolor
¡Buenos Aires!
Ya no quiero amanecer en otra aurora,
ni sentir que una nostalgia punzadora
me devora el corazón.
¡Buenos Aires!
En tu puerto quiero atar mi vieja barca,
elegirte para siempre mi comarca
y llevar como una marca, tu canción...
¡Buenos Aires!
Mi ternura es una oleada que te abraza
que se nutre de tu pan con gusto a casa
y se muere de amor, por vos...

















Siempre se vuelve a Buenos Aires
Tango
Música: Astor Piazzolla
Letra: Eladia Blázquez


Esta ciudad está embrujada, sin saber...
por el hechizo cautivante de volver.
No sé si para bien, no sé si para mal,
volver tiene la magia de un ritual.
Yo soy de aquí, de otro lugar no puedo ser...
¡Me reconozco en la costumbre de volver!
A reencontrarme en mí, a valorar después,
las cosas que perdí... ¡La vida que se fue!

Llegué y casi estoy, a punto de partir...
Sintiendo que me voy, y no me quiero ir.
Doblé la esquina de mi misma, para comprender,
¡que nadie escapa al fatalismo de su propio ser!
Y estoy pisando las baldosas,
¡floreciéndome las rosas por volver...!

Esta ciudad no se si existe, si es así...
¡O algún poeta la ha inventado para mí!
Es como una mujer, profética y fatal
¡pidiendo el sacrificio hasta el final!
Pero también tiene otra voz, tiene otra piel;
y el gesto abierto de la mesa de café...
El sentimiento en flor, la mano fraternal
y el rostro del amor en cada umbral.

Ya sé que no es casual, haber nacido aquí
y ser un poco asi... triste y sentimental.
Ya sé que no es casual, que un fueye por los dos,
nos cante el funeral para decir... ¡Adiós!
Decirte adiós a vos... ya ves, no puede ser.
Si siempre y siempre sos, ¡una razón para volver!

Siempre se vuelve a Buenos Aires, a buscar
esa manera melancólica de amar...
Lo sabe sólo aquel que tuvo que vivir
enfermo de nostalgia... ¡Casi a punto de morir!...














Mi ciudad y mi gente
(1967)
Letra: Eladia Blázquez
Música: Eladia Blázquez

Aunque me de la espalda el cemento,
me mire transcurrir indiferente,
es ésta mi ciudad... ¡Esta es mi gente!
Y es el lugar donde morir me siento.

¡Buenos Aires!...
Para el alma mía no habrá geografía
mejor que el paisaje...
de tus calles,
donde día a día me gasto los miedos,
las suelas y el traje...

No podría vivir con orgullo,
mirando otro cielo que no fuera el tuyo,
porque aquí me duele un tango
y el calor de alguna mano.
¡Y me cuesta tanto el mango que me gano!

Porque soy como vos,
que se niega o se da:
¡Te proclamo, Buenos Aires, mi ciudad!...

Aunque me des la espalda de cemento,
me mires transcurrir indiferente:
Te quiero... Buenos Aires y a tu gente.
Y entre tu gente moriré contento, contento,
porque soy como vos,
que se niega o se da:
¡Te proclamo, Buenos Aires, Mi ciudad!...


















Buenos Aires, vos y yo
(1968)
Letra: Héctor Negro
Música: Osvaldo Avena

Sé que te trajo Buenos Aires nuevamente,
que no pudiste olvidar así nomás
ni tus recuerdos, ni tu esquina, ni tu gente
ni aquellos besos que te di por Parque Chas.

¡Qué ganas locas de mostrarte el barrio nuevo
al que lejano le buscabas el color!
El mismo cielo que en las manos hoy te llevo
ya no es el mismo que mojaste con tu adiós.

Y te prometo que muy juntos andaremos
en cada cosa que la infancia iluminó.
Porque hoy regresas y tu vuelta cantaremos
los tres como antes: Buenos Aires, vos y yo.

Te mostraré la misma calle que dejaste,
esa pared donde pintaste el corazón.
Y aquella estrella que una noche descolgaste
la buscaremos con la luz de nuestro sol.

Donde la piedra junto al río se hace vuelo,
la Costanera nos verá, canción de dos.
Y en esa Boca de cansancio y Riachuelo
nos quedaremos, con un beso, en un rincón.

Que importa tanta nostalgia en tu pañuelo,
tanta neblina que en el tiempo se quemó.
Hoy tu vuelta y nosotros cantaremos
los tres como antes: Buenos Aires, vos y yo.
















Buenos aires de mis amores
(2005)
Letra: Bryan Ezequiel
Música: Bryan Ezequiel

Esta ciudad esconde un montón de secretos
algunos modernos, otros sin tiempo
lejos de Buenos Aires mi alma yace vacía
mis locuras parecen acostumbrarse
a ser privadas de mi verdadero suelo
de mis verdaderos sentimientos

Buenos Aires bajo tu cielo respiran millones de almas
algunas felices, otras invadidas de tristeza
inmersa en mi alma Buenos Aires tiene la pureza
de soñar que algún día no existirá pobreza
de que sonreirá como una bella princesa

El día en que una lluvia le limpie la cara
de que un viento de paz la seque suavemente
que las flores de la primavera la pongan coqueta
porque Buenos Aires no perdió su magia
pero a veces la extraña
porque en Buenos Aires no cesó la alegría
pero si la calma